Preguntas frecuentes sobre el VIH y el SIDA

  • ¿Qué es el SIDA?

    En las etapas finales de la infección por el VIH, los pacientes presentan el síndrome del SIDA. La abreviatura SIDA significa “síndrome de inmunodeficiencia adquirida”. En esta etapa, la defensa inmune está muy debilitada. Por esta razón, el paciente sufre infecciones que no serían frecuentes si no tuviera SIDA, pero que pueden ser peligrosas para él. Además, los pacientes presentan el llamado síndrome de desgaste o Wasting Syndrome con fiebre, diarrea y grave pérdida de peso.

  • ¿Cómo afecta el VIH al sistema inmunitario?

    El virus del VIH necesita células inmunitarias especiales, las células CD4, para multiplicarse. Las partículas del VIH presentes en su sangre buscan esas células CD4, y se introducen en ellas con facilidad porque encajan exactamente. Una vez dentro, el virus del VIH utiliza la célula CD4 como una especie de copiadora para multiplicarse. El virus del VIH obliga a las células CD4 sanas a producir nuevas partículas del virus. Finalmente, esa célula CD4 se abre y se daña tanto que muere. Las nuevas partículas del virus que se liberan vuelen a buscar una célula CD4. De esta manera, el ciclo se repite y más células inmunes se descomponen.

    Su cuerpo trata de combatir la infección por el VIH de forma natural. Su sistema inmunitario reconoce las células del VIH y quiere atacarlas y destruirlas. Pero como el virus se multiplica tan rápidamente, se cometen errores y la copia siempre se ve un poco diferente. Eso se llama mutación. Las células inmunitarias ya no reconocen la partícula del virus y no la destruyen de inmediato. De esta manera la partícula del virus puede continuar multiplicándose sin ser molestada.

    Cada día, miles de millones de nuevas partículas del virus se crean y miles de millones de células CD4 mueren. Esas células CD4, sin embargo, tienen un papel muy importante en el sistema inmunitario; controlan todas las demás células inmunitarias para que cada célula sepa exactamente qué hacer. Cuando mueren muchas células CD4, las otras células inmunitarias ya no saben qué hacer. Su sistema inmunitario ya no funcionará correctamente, por lo que ya no podrá defenderse contra los patógenos. Entonces se volverá más susceptible a los virus, bacterias u hongos comunes. Finalmente, incluso puede contraer infecciones de virus, bacterias u hongos que ni siquiera le harían daño. Esta situación recibe el nombre difícil de “infecciones oportunistas”. Oportunismo significa: actuar de acuerdo a las posibilidades de ese momento. Una infección oportunista es una infección que puede ocurrir en ese momento porque alguien tiene un sistema inmunitario reducido.

  • Primeros síntomas de una infección por el VIH.

    Poco después de la infección por el VIH (generalmente entre 11 y 15 días) se produce una rápida multiplicación de los virus. En más de la mitad de los afectados, la fase temprana de la enfermedad no presenta síntomas o presenta pocos síntomas no característicos, aproximadamente el 25 % de los recién infectados son sintomáticos de infección aguda por el VIH. Los síntomas comunes de la enfermedad que se encuentran en esta etapa temprana de la enfermedad son:

    • fiebre
    • fatiga
    • fatiga general
    • linfadenopatía
    • sudoración nocturna
    • pérdida de apetito
    • erupción cutánea
    • inflamación de la mucosa oral y faríngea
    • dolor en las articulaciones

     

    Los síntomas de una infección aguda por el virus VIH son similares a los de la influenza o la fiebre glandular (infección por el virus de Epstein Barr). En esta etapa temprana de la enfermedad, los virus VIH se multiplican exponencialmente, de modo que la carga viral de las personas afectadas puede ascender a varios millones de virus por mililitro de sangre. Al mismo tiempo, la cantidad de ciertas células inmunitarias, las llamadas células CD4, disminuye durante un tiempo corto antes de ser restauradas. Debido a que la persona infectada aún no ha formado ningún anticuerpo contra el patógeno, el diagnóstico de la infección por el VIH mediante una prueba de VIH aún no es posible. El diagnóstico de la infección aguda por el VIH solo se puede realizar mediante la detección directa del virus (PCR) previa a la aparición de anticuerpos anti-VIH.

  • ¿Cómo se desarrolla la infección por el VIH?

    El virus del VIH se transmite a través del contacto directo con la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna. Debido a que el cuerpo aún no ha formado anticuerpos contra el virus inmediatamente después de la infección, la cantidad de virus en la sangre es extremadamente alta. Por lo tanto, las nuevas personas infectadas suponen un alto riesgo de infección.

    Por lo general, se transmite durante las relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada. El 70 % de las nuevas infecciones afectan a los hombres homosexuales, el 20 % de las infecciones se producen en los contactos heterosexuales. En caso de relaciones sexuales sin protección con una pareja igualmente infectada, las personas infectadas por el VIH también pueden ser infectadas por otro subtipo del virus del VIH, posiblemente resistente. Tampoco se puede descartar un pequeño riesgo de contaminación durante el contacto sexual oral.

     

    Adictos a las drogas

    El 9 % de todas las personas infectadas son drogadictos que comparten sus jeringas o agujas con otros.

     

    El embarazo

    El 15-30 % de las madres infectadas por el VIH transfieren la enfermedad a sus hijos durante el embarazo o el parto. El tratamiento con medicamentos retrovirales y el parto por cesárea puede reducir el riesgo de transmisión al 2 %. Dado que la transmisión del VIH también se puede producir a través de la leche materna, las madres infectadas con el VIH no deben amamantar a sus hijos.

     

    Sangre

    La sangre infectada o los productos sanguíneos pueden contener el VIH en concentraciones tan altas que la infección es posible. Desde 1985, los hospitales y bancos de sangre en los países europeos han estado analizando la sangre y los productos sanguíneos, así como los donantes de sangre que tengan los anticuerpos contra el VIH. Es por eso que hoy en día el riesgo de infectarse de esta manera es insignificante. En casos aislados, el VIH puede transmitirse durante los tatuajes con utensilios sucios. Según el conocimiento actual, el riesgo de infección por saliva, sudor o lágrimas es extremadamente bajo. Sin embargo, si estos fluidos entran en contacto con heridas abiertas, la transferencia no se puede descartar por completo. Si bien algunos patógenos se propagan por el aire espirado, el VIH no se transmite tosiendo o estornudando a otras personas.

    Al contrario de lo que se suele pensar, el VIH no se transmite por:

    • apretón de manos
    • contacto con la piel (abrazos o besos en las mejillas o boca)
    • sudor
    • lágrimas
    • saunas
    • nadar en piscinas
    • baños
    • comer juntos y compartir cuchillo y tenedor
    • La cantidad de virus en el sudor, las lágrimas y la saliva es demasiado pequeña para causar una infección.
    • Picaduras de insectos
  • ¿Cuáles son los síntomas del SIDA?

    La mayoría de los pacientes con el VIH que todavía tienen SIDA hoy en día no saben que tienen la infección por el VIH. Si no se tratan, el debilitamiento gradual del sistema inmunitario generalmente conduce al desarrollo completo del estado de SIDA de la enfermedad durante la infección por el VIH. Los síntomas de ciertas definiciones de SIDA son principalmente infecciones oportunistas, como neumonía por Pneumocystis, cierta forma de neumonía, sarcoma de Kaposi, un tumor que afecta principalmente la piel y las membranas mucosas, infecciones graves de herpes, tuberculosis y otras enfermedades. Con el tiempo, el número de células T auxiliares a menudo cae por debajo de 200 por microlitro, lo que a menudo amenaza la vida. En el pasado, la supervivencia después del diagnóstico solía ser de solo 3 años. Actualmente, la medicina moderna a menudo permite una supervivencia de más de 10 años. Sin embargo, la supervivencia depende del diagnóstico temprano y la terapia consistente del VIH.

  • ¿Cuáles son los síntomas de infección por el VIH específicos de hombres/mujeres?

    Aunque los hombres y las mujeres generalmente tienen signos de advertencia similares para el VIH, hay algunos síntomas que solo afectan a las mujeres o a los hombres:

     

    Los síntomas de infección por el VIH específicamente de los hombres.

    Un síntoma del VIH que solo se presenta en los hombres es una úlcera en el pene. El VIH puede llevar al hipogonadismo o la producción deficiente de hormonas sexuales en ambos sexos. Sin embargo, los efectos del hipogonadismo son más fáciles de detectar en los hombres que en las mujeres. Uno de los síntomas de los niveles bajos de testosterona, un aspecto del hipogonadismo, es la disfunción eréctil.

     

    Los síntomas de infección por el VIH específicamente de las mujeres.

    Uno de los síntomas que las mujeres pueden tener después de la infección por el VIH son los cambios en la menstruación. Una mujer puede sangrar más fácilmente o con más fuerza, los períodos pueden estar ausentes o las mujeres pueden tener un síndrome premenstrual grave. El estrés u otras enfermedades de transmisión sexual que son comunes en el VIH también pueden causar estos problemas. Pero también pueden afectar el sistema inmunitario e influir en las hormonas debido a los efectos del virus. Otro síntoma del VIH en las mujeres son las infecciones por hongos. Las levaduras son hongos microscópicos que viven naturalmente en la vagina. Sin embargo, si una mujer está infectada por el VIH, los hongos pueden volverse incontrolables y causar infecciones vaginales varias veces al año. Algunas veces son la primera señal de que el cuerpo está infectado por el virus del VIH. Una infección por hongos puede causar los siguientes síntomas:

    • Secreción espesa y blanca de la vagina.
    • Dolor durante el sexo
    • Dolor al orinar
    • Ardor en la vagina o dolor.

     

    El dolor abdominal bajo también puede ocurrir después de la infección por el VIH. Se encuentra entre los signos de una enfermedad inflamatoria pélvica. Este es el nombre colectivo para una infección del útero, ovarios y/o trompas de Falopio. Para algunas mujeres, es una de las primeras señales de que tienen el VIH. Junto con el dolor pélvico, la inflamación pélvica puede causar los siguientes síntomas:

    • Flujo vaginal inusual
    • Fiebre
    • Periodos irregulares
    • Dolor durante el sexo
    • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • ¿Cómo puedes infectarte con el VIH?

    El VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana, es la causa del síndrome de inmunodeficiencia letal, el SIDA. En este país, la infección suele ocurrir en las relaciones sexuales sin protección. El virus también se transmite cuando la sangre infectada llega a las membranas mucosas o directamente al torrente sanguíneo, o cuando las madres infectadas por el VIH dan a luz y amamantan a un bebé.

    En la fase aguda de la infección (entre 2 y 6 semanas después del contacto con el virus), generalmente aparecen síntomas parecidos a la gripe, como fiebre, fatiga, malestar general y dolor de cabeza. En la segunda fase de la infección, la llamada fase de latencia, uno no siente síntomas físicos. En esta fase de latencia, el virus se multiplica e infecta las células del sistema inmunitario. En promedio, esta fase dura entre 9 y 11 años. Sin embargo, la duración de la fase de latencia varía mucho de un paciente a otro. En la tercera fase, aparecen los síntomas del “complejo relacionado con el SIDA”, similares a los de la fase aguda. Sin embargo, estos síntomas de tipo gripal no difieren, en contraste con la fase aguda.

     

    ¿Cuáles son las medidas de protección más importantes contra el VIH?

    Aunque el SIDA tiene un buen tratamiento médico que permite vivir durante muchos años, a día de hoy no puede curarse. Eso es lo que siempre debe pensar durante las relaciones sexuales. ¡Casi el 80 % de las infecciones por el VIH en este país se basan en relaciones sexuales sin protección! El VIH se puede transmitir durante el coito vaginal y anal y en el sexo oral cuando el esperma o la sangre menstrual entran en la boca. La única protección contra esto son los condones o el femidom (“condón para mujeres”). Por cierto, estos no solo protegen contra el VIH, sino también contra muchas enfermedades venéreas extremadamente desagradables o peligrosas, como herpes, verrugas genitales, clamidia, sífilis o gonorrea. Incluso con las relaciones sexuales sin protección y el llamado coitus interruptus (“cuidado” o “marcha atrás”) existe un riesgo de infección. ¡Incluso si no hubo eyaculación durante las relaciones sexuales, el virus VIH puede transmitirse! No hay peligro de besar y acariciar. También es seguro compartir baños, cubiertos, piscinas cubiertas, saunas, etc.

    Las tres reglas del sexo seguro:

    • Dormir juntos, siempre con un condón (o femidom).
    • Sin semen, sin sangre menstrual en la boca, sin semen o sangre para tragar.
    • Si pica, quema o hay descarga acudir al médico.

     

    VIH y drogadictos

    El sida sigue siendo hoy en día una enfermedad de los drogadictos. Esto se debe a que existe un alto riesgo de infección si se usan jeringas no estériles o incluso si se usan juntas, porque los residuos de sangre posiblemente infectados pueden terminar directamente en el torrente sanguíneo del siguiente usuario.

     

    Transfusiones de sangre

    En el médico o en el hospital, los estándares de higiene en este país son tan altos que no existe riesgo de infección. En casos aislados, el VIH puede transmitirse cuando se realizan tatuajes o piercings con utensilios sucios. Las donaciones de sangre se analizan para detectar el VIH, por lo que la posibilidad de una infección por transfusión de sangre es insignificante, una vez más, depende de la situación en el mundo desarrollado.

     

    Mujeres infectadas por el VIH que tienen un bebé.

    Si desconocen su infección o no tienen forma de tratar el virus (como suele ser el caso en los países en desarrollo), el riesgo de infección para el bebé durante el embarazo, el parto y la lactancia es alto. Sin embargo, si se toman las medidas médicas adecuadas (tratamiento con medicamentos, abstinencia, etc.), es probable que el VIH no se transfiera de la madre al niño.

  • ¿Cuándo deberías ponerte a prueba con el auto-examen INSTI VIH?

    Si nota alguno de los síntomas anteriores y entra en contacto con el VIH, le recomendamos que se realice una prueba del VIH. Le recomendamos que se haga una prueba si es sexualmente activo, tiene múltiples parejas sexuales, usa drogas por vía intravenosa o tiene relaciones sexuales con alguien que tiene el VIH. La prueba es rápida y fácil y requiere solo una pequeña cantidad de sangre. Puede realizarse pruebas del VIH con su médico o con la organización de salud del gobierno. Si prefiere ponerse a prueba en su hogar, en un ambiente familiar sin nadie más, solicite una prueba del VIH. Por ejemplo, el auto-test INSTI. Usted puede pedir esta prueba en nuestra página web.

  • ¿Cómo se previene la infección por el VIH?

    La forma más efectiva de prevenir la infección por el VIH es usar siempre condones durante el sexo vaginal, anal y oral. Cuando se usa correctamente, un condón actúa como una barrera y evita que la mezcla de fluidos corporales de una persona infectada con el VIH se introduzca en el cuerpo de su pareja sexual. No se deben compartir agujas, jeringas u otros dispositivos de inyección para tomar drogas.

Artículos Relacionados