Los síntomas de infección por el VIH y el SIDA.

Los primeros síntomas de una infección por VIH pueden variar mucho. La mayoría de la gente infectada con VIH desarrolla síntomas similares a una gripe entre dos y cuatro semanas. Este estado parecido a la gripe se llama infección VIH aguda. Una infección VIH aguda es la primera etapa de la infección. Esta etapa dura hasta que el cuerpo desarrolla anticuerpos contra el virus.

 

Síntomas de la infección VIH

Los síntomas más comunes de la primera etapa de la infección VIH son:

  • Erupciones cutáneas
  • Fiebre
  • Garganta irritada
  • Dolor de cabeza

 

Otros síntomas menos comunes son:

  • Fatiga
  • Nódulos linfáticos inflamados o aumentados
  • Úlceras en la boca o genitales
  • Dolor muscular
  • Dolor de articulaciones
  • Náuseas y vómitos
  • Sudores nocturnos

 

Los síntomas de una infección VIH aguda usualmente duran de una a dos semanas. ¿Reconoces alguno de esos síntomas? Entonces compra un test VIH y/o acude al médico para comprobar si tienes una infección por VIH.

 

Tratamientos VIH

No todos los infectados por VIH alcanzan la etapa 3 (SIDA). El VIH puede controlarse con medicación llamada terapia retroviral. Esta combinación de medicamentos también se llama terapia antiretroviral de combinación (cART) o terapia antiretroviral altamente activa (HAART). Este tipo de terapia puede evitar la multiplicación del virus. Aunque usualmente frena la progresión del VIH y mejora la calidad de vida, el tratamiento es más efectivo si se inicia cuanto antes. Además, la detección temprana y el tratamiento del VIH evitan la transmisión del virus a otras personas.

 

¿Cómo se desarrolla el SIDA?

Tras la desaparición de los primeros síntomas, el VIH puede aún estar presente en el cuerpo sin mostrar ningún síntoma. Durante este periodo el virus puede transmitirse a otros y el cuerpo puede debilitarse. El final esto puede terminar en SIDA.

El debilitamiento del Sistema inmune ocurre porque el VIH se multiplica en células inmune específicas (células T positivas CD4, también conocidas como células CD4). A medida que las infecciones por VIH progresan, las células CD4 son atacadas y destruidas, haciendo el cuerpo vulnerable a infecciones externas. Tan pronto como esto ocurre ya se denomina Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Este estado es conocido como la etapa 3, la etapa final de la enfermedad. El tiempo entre contraer una infección por VIH y desarrollar el SIDA varía de unos pocos meses hasta 10 años, o incluso más.

 

¿Cuáles son los síntomas del SIDA?

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) se caracteriza por daños severos al Sistema inmune, hacienda al que lo padece vulnerable a infecciones (oportunistas). A estas infecciones la acompañan muchos problemas como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea persistente
  • Fatiga crónica
  • Pérdida de peso
  • Tos y dificultades respiratorias
  • Fiebre persistente, escalofríos y sudoración nocturna
  • Erupciones cutáneas, úlceras o lesiones en boca o nariz, en genitales o bajo la piel
  • Nódulos linfáticos inflamados en la axila, cuello o ingle
  • Pérdida de peso, desorientación o fallos neuronales

 

¿Cómo prevenir la infección por VIH?

La forma más efectiva de prevenir una infección por VIH es mediante el uso de condones durante las relaciones sexuales vaginales, anales y orales. Cuando se usa correctamente, un condón actúa como una barrera. Esto evita el intercambio de fluidos corporales desde un infectado con VIH. Además, las agujas, jeringas y otros utensilios para inyección de medicamentos nunca deben compartirse. 

Aunque hombre y mujeres muestran generalmente los mismos síntomas, hay algunos de ellos que solo afectan a uno de los sexos.

 

Síntomas del VIH en hombres

El VIH puede derivar en hipogonadismo o producción reducida de hormonas genitales en ambos sexos. Los efectos del hipogonadismo en hombres pueden causar disfunción eréctil y pérdida de libido. Además el virus VIH puede causar úlceras en el pene.

 

Síntomas del VIH en mujeres

Las mujeres pueden notar cambios en su ciclo menstrual. El flujo del período de una mujer puede ser más o menos intenso, pueden saltarse períodos o pueden darse severos PMS (síndromes pre-menstruales). El estrés y otras enfermedades de transmisión sexual que son comunes con el VIH pueden también causar estos síntomas. Otro problema físico que puede suceder en mujeres infectadas con VIH es la infección por levaduras. Las levaduras son hongos microscópicos que viven de forma natural en la vagina. Si una mujer se infecta con VIH, los hongos pueden reproducirse de forma incontrolada y causar infecciones por levaduras vaginales varias veces al año. Algunas veces estas son el primer síntoma de que el cuerpo está infectado con el VIH. Una infección fúngica puede reconocerse por los siguientes síntomas:

  • Flujo cambiado; blanco y/o escamoso
  • Vagina irritada, con picores o dolores

Esos son los síntomas de una enfermedad inflamatoria pélvica (PID). Este es el término genérico para una infección del útero, ovarios o trompas de Falopio. Para algunas mujeres es uno de los primeros síntomas de una infección por VIH o una STI (enfermedad de transmisión sexual). Además, una mujer puede sentir otros síntomas como fiebre, dolor durante las relaciones sexuales o dolor en el bajo abdomen.

 

Sobre el autor – Dr. H.S. Hermanides
Dr. H.S. Hermanides obtuvo su doctorado por su investigación sobre el VIH en el Caribe. Ella actualmente trabaja como especialista en enfermedades infecciosas en el   Red Cross Hospital en Beverwijk, Países Bajos.

 

Artículos Relacionados